"Ya no había mucho que hacer. La muralla por donde arrancaba llegó a su fin. Los cadáveres jóvenes también se pudren, pensó, pero ya no había nada que hacer y el asunto le parecía emocionante, entretenido. Pegó un salto y voló varios segundos hasta estallar en el pavimento trizado. El cuchillo rebotó lejos, cayendo bajo el único farol que funcionaba."

— Sobredosis, de Alberto Fuguet.

Comentarios

Jose_Kunita ha dicho que…
FELIZ DIA, BONITA.

Entradas populares de este blog

· Fanatismo ·

Bookaholic

· Mentiras ·